Las técnicas UX más populares para conocer a tu usuario

Gracias a estas técnicas UX conseguiremos que la experiencia de usuario se mantenga durante la vida del producto adaptándose a las necesidades de los usuarios.

Igual que para un runner la elección de unas zapatillas puede suponer ganar o perder la carrera, diseñar la mejor experiencia para tu producto empieza por utilizar las técnicas ux y los métodos de investigación más adecuados para conocer mejor al usuario.

Comentar cada uno de los métodos de investigación supondría una extensa serie de artículos, de modo que lo haremos de una forma más sintetizada e indicar en qué casos son útiles.

Antes de nada, tenemos que diferenciar entre el tipo de información que queremos obtener: cuantitativa o cualitativa: la información cuantitativa son los datos extraídos de informes de Google Analytics y otros datos de negocio que estén en manos de Product Owners o de cada equipo. En cambio, la cualitativa nos ofrece opiniones personales y nos permite conocer al detalle cada usuario y el motivo de cada acción o pensamiento.

Encuestas

Las encuestas son un método cuantitativo. Buscan medir la cantidad de usuarios que realizan una acción determinada. Para ello tenemos que tener en cuenta cómo formular las preguntas para obtener los resultados más cercanos a la realidad. Estos son algunos de los aspectos más relevantes a tener en cuenta a la hora de efectuar encuestas:

 

Claridad

Asegúrate de que tus preguntas usen un lenguaje que sea fácil de comprender por todo el mundo. Evita la ambigüedad, la excesiva generalidad, las siglas, acrónimos o tecnicismos, el comenzar la pregunta con una negación. Otro tip importante es evitar las palabras extremas como “siempre”, “jamás”, “todo” o “nada”… los usuarios no tienen actitudes tan extremas. Lo ideal es que las opciones de respuesta sean exhaustivas y discriminativas, y que no se repitan.

 

Neutralidad

Es muy frecuente hacer un cuestionario para corroborar hipótesis y que, inconscientemente, eso nos juegue una mala pasada. Evita los sesgos, utiliza convencionalismos y especifica a los usuarios el número de opciones que se pueden elegir.

Entrevistas, una de las técnicas UX por excelencia

Se trata de un método cualitativo y nos permite conocer a cada usuario y el motivo de cada acción o pensamiento.

Es recomendable realizar preguntas abiertas, ya que nos ayudan a recabar más información que las que permiten seleccionar opciones cerradas. Lo mejor es estar abierto a recibir información y recordar que no hay malas respuestas, sino malas preguntas.

A través de las entrevistas, podemos descubrir las situaciones en las que se usará tu producto, los objetivos del usuario y su motivación para usarlo. Una buena respuesta puede hacer replantearnos el diseño del mismo.

Focus Group

El objetivo de un Focus Group es obtener información cualitativa sobre un producto, interfaz y/o usabilidad de la misma. No es un método único del estudio del UX, pero sí es una técnica UX empleada en muchos casos.

Se realiza una dinámica de forma presencial sobre un grupo de personas elegidas de forma estratégica (se recomienda un máximo de 10 personas), para que sean una muestra representativa del usuario final del que se pretende obtener información. En este caso nos hará falta un moderador, que será el encargado de velar porque la conversación mantenga un equilibrio y todo el mundo pueda aportar su opinión, sin que ningún participante condicione las respuestas de los demás.

User Test

Esta técnica UX consiste en seleccionar a usuarios que estén dentro de los arquetipos definidos para probar nuestro producto. Se recomienda realizarlo al finalizar la fase de diseño, antes de que comience a participar el equipo de desarrollo, para que las posibles iteraciones que hagamos como resultado del test sean más ágiles.

Es recomendable grabar cada sesión para poder revisarlo al terminar y recoger la información relevante, insights obtenidos y mejoras a aplicar.

A/B Test o Multivariate como técnica UX

Al analizar el comportamiento del usuario con nuestro producto podemos llegar a encontrar puntos de fricción, por lo que se generarán hipótesis de mejora.

Estas hipótesis se resuelven mediante diseño y se aplican sobre la interfaz para medir y contraponer la solución existente con las nuevas alternativas. En el caso del A/B test, se lanzarán dos diseños. Hablamos de multivariate cuando tenemos más de dos opciones.

Según el tráfico, se estimará un tiempo medio durante el cual, el test estará funcionando y dividiendo el tráfico entre las diferentes opciones. El A/B test constará de dos opciones y el Multivariate más de dos. Este método se utiliza en productos con suficiente cantidad de tráfico como para poder recoger relevancia estadística.

En definitiva: se trata de nunca parar de medir y de iterar para que nuestro producto digital esté vivo. Gracias a estas técnicas UX conseguiremos que la experiencia de usuario se mantenga durante la vida del producto adaptándose a las necesidades de los usuarios.