7 usos curiosos del reconocimiento facial en China

La tecnología biométrica en la vida cotidiana asiática

China es el país asiático a la cabeza en el reconocimiento facial: pagar con una sonrisa es ya parte de una acción cotidiana en el país. Sus defensores creen que esta tecnología biométrica resulta un avance tecnológico que facilita la vida a las personas, mientras que sus detractores ven en ella una forma más por parte del Gobierno de controlar a cerca de 1.400 millones de chinos.

Existen muchas aplicaciones con sistemas biométricos que el gigante asiático ha implantado en su vida cotidiana, aunque no hemos podido evitar fijarnos en algunos usos un tanto curiosos donde se aplica el reconocimiento facial.

Reconocimiento facial en China

1.- Tránsito urbano: a través de pantallas gigantes en la vía pública se pretende exponer las caras de peatones infractores. El objetivo es atrapar a quienes se salten las normas de circulación. Quienes no quieran aparecer en las pantallas de la esquina más cercana pueden optar por pagar directamente la correspondiente multa, unos 3 euros al cambio.

2.- Tecnología de reconocimiento facial para encontrar sospechosos: este sistema fue empleado recientemente en la entrada de un festival en la ciudad de Qingdao, donde unas cámaras situadas en la entrada permitieron detener a 25 sospechosos. Todos los chinos de más de 16 años deben tener un carné de identidad con foto y dirección, lo que significa que las autoridades disponen de un enorme banco de datos.

3.- Para la búsqueda de personas perdidas en las oficinas gubernamentales, acortando así tiempos administrativos y localizando principalmente personas ancianas o con discapacidad cognitiva.

4.- Para pagar una hamburguesa: la cadena de restaurantes de comida rápida KFC utiliza el sistema “sonría para pagar” a través del reconocimiento facial.

5.- Para evitar robos de papel higiénico: los aseos del Templo del Cielo de Pekín están equipados con un sistema de reconocimiento facial antirrobo que no ofrece más papel higiénico a los usuarios que ya hayan utilizado este servicios varias veces antes.

6.- Como sistema de control de estudiantes: una universidad de Pekín instaló la tecnología de reconocimiento facial en la entrada de los dormitorios para evitar que los estudiantes puedan “despistarse”.

7.- El reconocimiento facial como sustitutivo a las tarjetas de crédito: en los bancos chinos también se está empezando a implantar este sistema biométrico para sustituir paulatinamente a las tarjetas de crédito. Lo mismo sucede en el sector turístico, donde este sistema está empezando a eliminar las tarjetas de embarque.

Acerca de: Comunicación Movetia

Mucho más que diseño y desarrollo. Transformamos procesos empresariales en servicios digitales eficientes para un mundo en movimiento.